jueves, 2 de marzo de 2017

65. ÉTICA BIBLIOTECARIA (1)

No es sencillo tratar sobre asuntos éticos en materia de información, de su circulación, de los repositorios de la información, y de su valoración, selección, adquisición, identificación y registro, organización, disponibilidad, difusión y accesibilidad. Más bien, es difícil abordar cada uno de estos temas desde la ética, lo cual pudiera deberse al relativismo cultural, y en particular a los estados de ignorancia e ingenuidad que existen en cada formación cultural, así como por los individuos y grupos que viven esa cultura.
Al respecto, un caso podría servirnos para entender cómo funciona la ética, por lo que partimos de una pregunta que aplicaremos a México y los mexicanos con sus culturas profunda e imaginada, para indagar hasta dónde nos lleva el intento de responderla.
La pregunta es:

¿Es ético instalar o mantener una biblioteca para que se use poco o no se use?

Esta pregunta se justifica en México por varias razones:
  • La agresiva campaña mercadológica que han realizado el gobierno y los empresarios del país por varios años contra las bibliotecas y los libros, enfatizando que serán sustituidos por la Internet, la digitalización y los objetos digitales. Paradójicamente, hace unos años se ha implantado una campaña nacional de fomento de la lectura para estimular el consumo de libros.
  • El descenso en la asistencia de usuarios a las bibliotecas en general y, en particular, el grave caso de abandono de las bibliotecas públicas junto con la simulación estadística para sostener que no ocurre esta situación.
  • La falta de mantenimiento y de recursos para el desarrollo de gran cantidad de bibliotecas a lo largo de la nación, con el pretexto de la optimización de su gestión, y prefiriendo los dueños el trato directo con las empresas que ofertan productos y servicios de información.
  • La formación de bibliotecarios cada vez menos técnicos, y más académicos y desconocedores de sus colecciones, por estar atentos a las novedades del mercado (planned obsolescence), además de que carecen de habilidades para resolver problemas de las bibliotecas y para asegurar su sostenibilidad y desarrollo.

Al respecto, es preciso señalar que en México se crean bibliotecas como resultado de tres acciones diferentes:
  • Por motivos personales.
  • Por necesidades de un grupo, que generalmente está integrado por profesionales y/o académicos de una misma disciplina o similares.
  • Por decisión de una organización pública o privada, que puede ser una figura escolar, cultural, laboral o de otro sector y nivel.

Cada una de estas acciones considera que la biblioteca es posesión del individuo, el grupo o la organización, y que debe servir a sus propios fines, esto es, como un medio para lograr unos objetivos determinados.
Con el transcurrir del tiempo, los individuos, los grupos y las organizaciones pueden cambiar, con lo que también pueden cambiar los objetivos que se proponen. En consecuencia, las bibliotecas que han creado deben cambiar para continuar sirviendo al propósito de lograr esos nuevos objetivos. De no conseguirse este cambio en las bibliotecas, pueden ser abandonadas, transferidas o destruidas por sus dueños.
En referencia a la transferencia de las bibliotecas, es importantes señalar que en algunos casos se identifican valores en los componentes de esas bibliotecas que las hacen interesantes para alguien que no es su dueño. Esos valores pueden ser históricos, artísticos, religiosos, culturales, materiales, o de otro tipo. Pero este es un tema aparte que podríamos comentar en otro momento.
Ahora bien, la respuesta a la pregunta planteada requiere que aclaremos algunos conceptos, tales como:
  1. ¿Qué es "instalar una biblioteca"?
  2. ¿Qué es mantener una biblioteca?
  3. ¿Qué significa "que se use poco"?
  4. ¿Qué significa que "no se use"?
  5. ¿Qué relación existe entre las respuestas a las preguntas 1 y 2, y las respuestas a las preguntas 3 y 4?

Sobre la primera pregunta, instalar una biblioteca consiste en un conjunto de tareas para dotarla de condiciones materiales, administrativas y financieras que sirvan para tener disponibles los recursos de información, y para poder operar los servicios que brinden el acceso a esos recursos.
Mantener la biblioteca es brindarle insumos para su operación, así como tener previstas acciones de preservación y conservación con enfoques preventivo y correctivo para sus componentes.

Que se use poco una biblioteca consiste en que el promedio de la cantidad de usuarios que asistan durante un período en que este disponible sea menor a su aforo. Por supuesto, esto puede aplicar a las bibliotecas de grupos y organizaciones, pero no a las de particulares.
Que no se use una biblioteca consiste en que no tenga usuarios por un período determinado. Esto puede aplicar a todas las bibliotecas.
Resulta que si la biblioteca se instala puede atraer usuarios por un tiempo, pero si no se le da mantenimiento entonces puede decaer la asistencia y, consecuentemente el uso, lo cual puede ocurrir en cualquiera de las bibliotecas; sin embargo, en las bibliotecas de grupos y organizaciones la situación puede ser diferente si existen bibliotecarios que conozcan sus colecciones y que puedan utilizarlas en beneficio de sus usuarios.
Entonces, si la biblioteca se usa poco o no se usa, es posible que existan condiciones anómalas en su mantenimiento, más que en su instalación, que pueden ser la razón de ese poco o nulo uso. En este sentido, lo realmente ético sería investigar la situación de su instalación y mantenimiento antes de tomar una decisión sobre abandonarla, transferirla o destruirla. Asimismo, es muy importante determinar si la biblioteca puede enmendar el camino y hacer los cambios que la instalen nuevamente como un bien útil para su dueño.
En caso de no ser posible que se reinstale como un bien útil, siempre debe preferirse su transferencia antes que su abandono o destrucción, aunque la biblioteca no tenga interés alguno para alguien distinto a su dueño. Para ello, sería necesario establecer depósitos que recuperen las bibliotecas potencialmente transferibles, además de considerar a mayor profundidad esta cuestión ética. Por este motivo, seguiremos considerando este asunto ahora que iniciamos las reflexiones en materia ética.